Ir directamente al contenido

Cuidar el descanso

Dormir es una necesidad fisiológica, y cuidar del descanso es imprescindible. Nuestro sueño de ahora es un reflejo de cómo ha sido a lo largo de nuestra vida.
Con el paso del tiempo, podemos haber notado que el sueño es más ligero y, en ocasiones, más difícil de conciliar.
Siempre se pueden mejorar nuestros hábitos para dormir mejor. Un SUEÑO REPARADOR es garantía de SALUD.

El insomnio se define como la falta de sueño nocturno, y puede presentarse de diferentes formas:

  • Por DIFICULTAD en la conciliación del sueño.
  • No hay problemas para dormirse pero sí para mantenerse dormido con DESPERTARES FRECUENTES a lo largo de la noche.
  • Se duerme fácilmente, pero se DESPIERTA MUY TEMPRANO, sin posibilidades de volver a conciliar el sueño.

El insomnio va acompañado de incomodidad, cierta ansiedad, cansancio y somnolencia durante el día que hace que se perpetúe, ya que si duerme por el día, al llegar la noche volverá a no tener sueño.

Causas del insomnio

  • Trastornos del estado de ánimo como la depresión y la ansiedad o enfermedades de corazón, pulmón, artrosis…
  • Tomar muchos medicamentos.
  • Factores ambientales como exceso de luz, ruidos, cambiar de cama…
  • Abusar de la comida y el alcohol.
  • Excesiva estimulación antes de ir a dormir.
  • Pasar mucho tiempo en la cama o hacer siestas por el día.
  • Falta de actividad por el día.
  • Orinar por la noche.

Medidas de higiene del sueño

  • Evitar excitantes o comidas copiosas en la merienda y cena.
  • Realizar ejercicio durante el día y evitarlo antes de acostarse.
  • Mantener una temperatura agradable en el dormitorio y evitar ruidos y luces.
  • Ducharse o bañarse antes de acostarse.
  • Aprender y practicar relajación.

Sugerencias para dormir bien

  • Procure acostarse siempre a la misma hora.
  • Acuéstese para dormir sólo cuando tenga sueño.
  • Intente no utilizar la cama para otras actividades como leer o ver la televisión, que le pueden desvelar.
  • Si después de acostarse, no consigue dormirse, pruebe a levantarse y hacer algo RELAJANTE como tomar un vaso de leche, leer, etc.
  • Cuando le venga el sueño, acuéstese de nuevo.
  • Si no se consigue dormir, pruebe a levantarse de nuevo y hacer algo que le tranquilice.
  • Si por la noche se despierta y después de un rato, no se duerme, trate de poner en práctica las anteriores recomendaciones.
  • Procure LEVANTARSE siempre a la MISMA HORA y no dormir durante el día.

Si cumple con estas medidas, especialmente la de no dormir por el día, corregirá la mayor parte de los problemas de sueño.

Si así y todo continúa sin poder dormir, acuda a su médico para que analice la causa de su problema y le prescribirá el tratamiento adecuado, pero no se automedique. Los medicamentos para el sueño tienen efectos secundarios y pueden provocar dependencia y trastornos: caídas, estreñimiento, menor concentración y otros, que luego serán difíciles de corregir.

Recomendaciones de Sociedad española de geriatría y gerontología: Dormir es salud. Saber envejecer. Prevenir la dependencia. https://www.segg.es/

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinFacebooktwittergoogle_pluslinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *